Connect with us
Daniela Porcelli/Sports Press Photo

International

Deyna Castellanos: el fútbol es mi felicidad

Subscribers: Click here to read this article in English

El día 2 de enero de 2020, justo tras las celebraciones de Año Nuevo, el Atlético de Madrid anunció el fichaje de la internacional venezolana Deyna Castellanos. Los dos principales periódicos deportivos de España no dudaron en hablar con grandilocuencia del movimiento: “¡Bombazo!”, exclamó AS; “Uno de los fichajes más importantes de los últimos años”, fueron las palabras de MARCA.

Ocho días después, el Atlético de Madrid recibió al Sporting de Huelva en una fría tarde y bajo el sol de invierno de la capital española. En las gradas de la Ciudad Deportiva Wanda se distinguían banderas tricolores –amarillo, azul y rojo– aquí y allá, y aficionados con acento venezolano empezaron a corear “Deyna, Deyna” en cuanto el nuevo fichaje saltó a calentar.

Por entonces, el Atlético lucía con orgullo la vitola de haberse proclamado campeón de la liga española durante los últimos tres años. Su plantilla, plagada de jugadoras internacionales ya contrastadas, daba cuenta de la solidez del equipo. Ludmila da Silva, Kylie Strom, Aïssatou Tounkara, Charlyn Corral y Sari van Veenendaal formaron parte del once titular aquella tarde y, sin embargo, la expectación era total cuando se produjo una sustitución en el minuto 65 de partido. Deyna Castellanos, con apenas 20 años y sin haber jugado ni un solo minuto como futbolista profesional, saltó al campo y fue recibida como una estrella.

Podría haber sorprendido a cualquiera, pero no a ella, que apenas se inmutó durante su primera carrera sobre el verde. Es más, su gesto era serio, concentrado; ni un amago de sonrisa nerviosa. El hecho sorprendió incluso a la comentarista de la retransmisión televisiva, quien recordó que era una jugadora joven que debía centrarse en saborear el momento. Pero no, no estábamos ante el enésimo debut de una futbolista cualquiera, y Deyna Castellanos era la primera en ser consciente de ello: lidiar con expectativas gigantescas, a fin de cuentas, era ya parte de su vida.

Una vida bajo el foco mediático

En conversación con The Equalizer desde su casa en Madrid, Castellanos no esquiva ningún tema. Se siente cómoda y segura de sí misma, como cualquier trabajador veterano con años de experiencia a sus espaldas, y así lo transmite con cada frase. “He aprendido que toda mi vida será así” es su respuesta relajada cuando se le pregunta por la gran repercusión con la que cuenta dentro y fuera del mundo del fútbol femenino.

Continue reading…


The entire article is accessible only to members of The Equalizer Extra. Already a member? Awesome! Please sign in below. If not, you can sign up below.

Sign in to your account.

CLICK TO SIGN UP

Comments

More in International